Semana de aprendizaje y nueva gente

La semana pasada estuve en una especie de campamento que organiza una empresa aquí en mi país.

Os lo explicaré con más de detalle porque eso de “campamento” parece algo demasiado típico:
Es una semana en la que trabajas con profesionales de los distintos departamentos de esa empresa, tienes charlas de gente que ellos consideran importante e influyente dentro del ámbito donde se mueve esa empresa y sobre todo estás continuamente vigilado por gente de Recursos Humanos que apuntaban absolutamente todo lo que hacíamos durante las sesiones de trabajo.
¿En esto puede entrar cualquiera? No. De mas de 2500 solicitudes (yo no solicité nada como tal, sino que me ofrecieron entrar en el programa Y NO PENSABA DESAPROVECHARLO) fuimos escogidos solo 120 de todo el país.

SOLO 120. La verdad es que no fui consciente de lo que aquello significaba hasta que un colega de la capital me dijo “joder, eres afortunada”. Y si, me lo consideraba antes de vivir esta experiencia porque que te escojan entre tanta gente te hace sentir muy valorada; pero sobre todo me considero afortunada después de vivirla por todo lo que he ganado.

¿Qué he ganado? Aprendizaje de cosas que no se dan en la carrera: como recuperar los archivos infectados por un malware (a.k.a. virus), cómo recoger toda la información necesaria para llevar una campaña de marketing exitosa, cómo trabajar en equipo, como mejorar las capacidades de conversación, delegación, colaboración en trabajos en equipo, étc.
PERO SOBRE TODO, SOBRE TODAS ESAS COSAS QUE POR SUPUESTO SON IMPORTANTES, SOBRE TODAS ESAS COSAS HE GANADO NUEVOS AMIGOS. Amigos del sur de España, del centro, del Este, del Norte… Amigos de todas partes. Pero no los veo solo como amigos: son gente competente, trabajadora, implicada, maravillosa, con la que da gusto trabajar y pasar las horas libres… con las que podrías tirarte las 24 horas del día para toda la eternidad sin ningún problema.

Ha sido absolutamente maravilloso la verdad. A pesar del trabajo, del calor, de los madrugones, de dormir poco y mal, de trabajar mucho y de manera muy intensa, de absorber de manera exagerada todo el conocimiento que nos daban… a pesar del cansancio ha sido absolutamente maravilloso y lo repetiría mil millones de veces.

De hecho tengo unas ganas enormes de ver a esa gente con la que hice grupo, aunque solo hayan pasado tres días desde que nos separáramos (por cierto, despedida trágica donde las haya en cuento nos dejaron en el punto de partida)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s